Más rutas...

Para no sobrecargar en exceso esta página principal hemos ido añadiendo nuevas rutas en la sección lateral derecha "Nuestras rutas, una a una". Desde ahí podéis acceder igualmente a las galerías de fotos, mapas, descripciones de los recorridos, etc. de cada itinerario.

Sierra Canucha

El otoño es una buena época para visitar Sierra Canucha. El ascenso al pico Castillejos es una ruta que nos permite conocer la riqueza ecológica de este enclave. La descripción de la ruta podéis verla y descargarla en este enlace. El mapa del itinerario con datos GPS de localización también podéis verlo y descargar los tracks correspondientes en este otro enlace. Por último, la galería de fotos del recorrido podéis verla pulsando aquí.




Cahorros del río Chíllar

Cahorros del río Chíllar (Nerja)





Si hay una excursión clásica entre las clásicas dentro de la provincia de Málaga sin duda es la de los Cahorros del río Chíllar. Miles de visitantes recorren el cauce del río, sobre todo en verano, aunque desgraciadamente esta avalancha de personas conlleva en que se acumulen basuras abandonadas por personas a las que parece que para ellas el cuidado del medio ambiente es algo accesorio. Afortunadamente no todo el mundo es igual y además hay un servicio de recogida de restos al final del verano para devolver el cauce del río a su estado original.

Para acceder a la galería de fotos del recorrido podéis pulsar en este enlace.

Para acceder al perfil del itinerario (con datos GPS de localización) pulsad en este otro enlace.

El recorrido total marcado en nuestro GPS ha sido de 11,5 km pero al volcar los datos ha resultado ser de 10,32 km como podréis comprobar en el enlace anterior. No sé a qué puede deberse esta diferencia pero sí he observado en el mapa que el GPS no ha recibido señal en alguno de los tramos de los cahorros que son angosturas bastante estrechas.

ACCESOS
Se llega a Nerja desde Málaga por la autovía de Almería tomando la salida 292. Desde que se limitó la llegada de vehículos hasta la cantera donde se inicia el recorrido, hay dos aparcamientos gratuitos donde se pueden dejar los vehículos. Uno está a unos 200 m antes de llegar a la cantera. Se accede a él por el carril que parte debajo del puente sobre el río Chíllar a la entrada de Nerja, o también desde el segundo aparcamiento siguiendo durante 1,5 km un carril asfaltado que desciende buscando el cauce del río. El segundo aparcamiento está en el Camino de los Almachares (esquina Avenida de la Constitución) en las afueras del núcleo urbano de Nerja. Este está más lejos del inicio del recorrido pero es más amplio. Nosotros hemos iniciado aquí la ruta de hoy. Como hemos dicho entre ambos hay 1,5 km de distancia.

ITINERARIO
Partiendo del segundo aparcamiento (hito 1, 85 m de altitud) tomaremos la carretera asfaltada que va descendiendo en dirección al cauce del río Chíllar, que queda a nuestra izquierda. Pasaremos pronto debajo del enorme puente de la autovía de Almería y seguimos descendiendo por el carril asfaltado hasta llegar al segundo aparcamiento que hemos citado anteriormente. Desde él divisamos la cantera abandonada a la que nos dirigiremos (hito 2; 70 m de altitud; 1,5 km del inicio). Acaba el carril asfaltado y comienza un amplio carril de tierra que se confunde con el cauce del río. Ya solo tenemos que avanzar por él en sentido contrario a la corriente. Antes o después, dependiendo del caudal del río, tendremos que cambiar el calzado por uno apto para andar por el agua y las rocas del cauce. También es aconsejable llevar ropa de baño para poder refrescarse en las pozas y pequeñas cascadas que encontraremos a lo largo del recorrido.
Pronto encontramos arriba a nuestra izquierda algunas cuevas (hito 3; 77 m de altitud; 1,9 km del inicio) que fueron utilizadas como cobijos en tiempos lejanos. La colina que queda a nuestra izquierda, sobre la que se asientan las cuevas, es la Cruz del Punto. El cauce sigue siendo amplio y fácil de transitar aunque ya empiezan a aparecer las rocas de mayor tamaño. Si nos fijamos en los bordes veremos la vegetación de ribera bien desarrollada aunque también se nota que se trata de un río cuyo caudal fluctúa enormemente a lo largo del año con una marcada acción erosiva en época de lluvias por el arrastre del agua.
Seguimos avanzando por el cauce, río arriba, con una suave pendiente. Pronto llegamos a una cascada donde ya podremos darnos el primer baño (hito 4; 128 m de altitud; 4,2 km del inicio). En esta zona confluye con el río Chíllar el arroyo de los Garzos que trae las aguas de escorrentía de la vertiente oeste.
Ahora el río se empieza a encajonar. La erosión de la roca caliza origina estrechas angosturas que aquí se denominan cahorros y le dan nombre a la zona. Hay cahorros de diferentes anchuras, los más espectaculares están algo más arriba. Esta zona hay que recorrerla disfrutando del increíble paisaje. Pero también con mucho cuidado si el tiempo amenaza lluvia pues los cahorros serían en este caso una trampa mortal debido a la crecida del río.
Al salir de los primeros cahorros nos encontramos pronto una bonita poza (hito 5; 132 m de altitud; 4,8 km del inicio) donde volver a refrescarse.
El caminar por el río se enlentece pues ya se va notando poco a poco el cansancio al andar por las piedras del lecho en contra de la corriente. Pero el espectáculo que se ofrece ante nuestros ojos bien merece la pena el esfuerzo. Volvemos a travesar zonas de cahorros, pinares a los lados del cauce con una muy bien desarrollada vegetación arbustiva en donde revolotean cientos de mariposas, libélulas y muchos otros insectos. Para los amantes de la naturaleza es un tramo idílico no solo por el paisaje sino por la gran diversidad de especies que pueden encontrarse.
Solo queda ir avanzando a través del cauce admirando la belleza que nos rodea hasta llegar a una zona de pozas y una pequeña cascada que suele estar muy concurrida. Es el fin de nuestro recorrido (hito 6; 260 m de altitud; 10,3 km del inicio). Aquí se puede descansar y reponer fuerzas pues la vuelta es por el mismo sitio y hay que volver a transitar por el lecho del río.


Al final del recorrido nos repusimos del todo haciendo una paradita en Nerja para tomarnos un café y degustar unas deliciosas tartas.

La Rejía (Sierra de Tolox)

Interesante recorrido por la sierra de Tolox (Sierra de las Nieves) atravesando bosques de pinos salgareños y sustratos de peridotitas con una interesante vegetación adaptada a condiciones ultrabásicas . Bonitos paisajes. Fácil para cualquier senderista pero hay que ir con cuidado en algunos tramos pues el sendero se estrecha bastante y hay peligro de resbalarse por lo pedregoso del sustrato.

Acceso a la galería de fotos

Acceso a la descripción del itinerario

Acceso al perfil del recorrido con datos GPS de localización.




Sendero del río Guadiaro

Es la segunda vez que hacemos esta ruta pues en la primera ocasión nos quedaron ganas de repetir y los que no pudieron ir insistieron en que se hiciera de nuevo. Aquí presentamos la colección de fotos de la excursión y la descripción del itinerario (el mismo de la primera vez). También podéis ver y descargar el perfil del recorrido con datos GPS de localización.





Sierra de Camarolos

CERRO DE LA CRUZ DE CAMAROLOS

La Cruz de Camarolos se encuentra en la localidad de Villanueva del Rosario (Málaga), en pleno Arco Calizo Central. El ascenso a sus dos picos es una de las excursiones más bonitas que pueden hacerse en la provincia. La dificultad es el terreno, muy pedregoso en algunos tramos. Pero las magníficas vistas y el recorrido en sí bien merecen la pena.
El perfil del itinerario con datos GPS de localización lo podéis ver y descargar en este enlace. Las fotos podéis verlas en este otro enlace. Si os queréis descargar este documento en formato pdf podéis hacerlo aquí.


ACCESO: Por la autovía de Málaga a Granada se toma el desvío hacia Villanueva del Rosario y antes de cruzar el segundo puente que hay a la entrada del pueblo se toma la avenida de la derecha que nos lleva a un cruce al lado de un Parque infantil donde está indicado el acceso a los Llanos de Hondonero, observatorio de aves y ermita de la Virgen del Rosario. Este carril asfaltado nos lleva en 1,1 km hasta la ermita (800 m de altitud) frente a la cual hay un  mirador con bancos para sentarse donde se puede disfrutar de bonitas vistas de la sierra.                       
Continuando el carril, siguiendo las indicaciones del Llano Hondonero, tras 2,2 km  llegamos hasta un cruce con un carril más estrecho que sale a la derecha con un cartel indicativo del Tajo de la Madera, impresionante formación geológica  que queda a nuestra derecha al fondo. Ahí en el cruce dejamos los vehículos pues hay un ensanchamiento apropiado (hito 1). Esta zona se llama Llano de Hondonero. El Chamizo (1.641 m), cumbre más alta de estas sierras, destaca al frente.




                         
ITINERARIO:
Empezamos a caminar por el carril citado que sale a nuestra derecha con un pinar al fondo y el Tajo de la Madera como referencia. Como hemos hecho la ruta en marzo los almendros están en flor. La pista, que suele estar embarrada y en mal estado, pronto empieza a ganar en pendiente por el pinar (hito 2). Tiene una longitud de unos 1,2 km aproximadamente hasta llegar a una planicie. A nuestra izquierda vamos dejando al Chamizo mientras  atravesamos una portilla hacia el Oeste (hito 3) y el carril casi se va perdiendo. Llegamos al llano citado (hito 4) que está a unos 1.150 m de altitud. Se ve como un circo de calizas donde crecen majuelos, arces, acebuches… Ahora tenemos que dejar el carril, que sigue al Oeste, y nos dirigimos hacia la base de los paredones calizos que tenemos a nuestra izquierda. Nos guiarán unos olmos que quedan pegados a la pared y, un poco más adelante, también pegado al farallón rocoso, un refugio de pastores. También se podría haber seguido el carril un tramo más y atravesando una portilla (hito 14, a la vuelta) buscar entre las rocas el ascenso, pero nosotros hemos buscado el camino por los roquedos pegados al farallón. Procuramos localizar un sendero casi invisible entre las rocas que nos irá llevando a la parte superior de la sierra. Sólo se trata de ir subiendo buscando la divisoria de aguas y tener vistas a la cara sur.
Llegamos arriba, a la divisoria de aguas (hito 5), y nos encontramos con un prado y una alambrada (hito 6) que nos corta el paso. Puede superarse sin mucha dificultad. El Realengo queda a nuestra derecha. Nosotros seguimos hacia el oeste en busca de unos tajos. Es complicado avanzar por las rocas, las vallas y la vegetación. Un poco más adelante topamos con un buen ejemplar de arce de Montpellier (Acer monspessulanum) (hito 7). Con los tajos a nuestra derecha y entre las vallas, vamos ascendiendo en dirección Oeste y acercándonos cada vez más a la cabecera del río Guadalmedina  (hito 8). En esta zona de regueros de agua vemos un nevero. Desde el nevero nos acercamos a la pared que queda a nuestra derecha e iniciamos el ascenso a la cumbre. Por este lado hay que trepar agarrándose a las rocas pero la subida es espectacular y los paisajes que se observan mientras subimos bien merecen la pena. Llegamos arriba y ya vemos las dos cumbres de la Cruz de Camarolos. Delante tenemos la más pequeña de las dos a la que nos encaminamos primero (hito 9). Desde aquí vemos Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco y más lejos, Archidona. A continuación nos encaminamos a la cumbre sur (1444 m), la más picuda y la que tiene el vértice geodésico (hito 10). Tanto desde una como desde la otra las vistas son magníficas. Se ven gran parte de las sierras de la provincia de Málaga y de las cercanas Granada y Córdoba. Abajo la cabecera del río Guadalmedina.
Hasta aquí hemos tardado 2,30 horas con varias paradas. 




Después de disfrutar un buen rato del momento (y de la comida) empezamos a bajar, pero esta vez lo haremos por otro camino, por la cara norte, siguiendo unas vaguadas en busca de una pista que abandonamos esta mañana. La bajada hay que hacerla con cuidado pues hay muchas rocas. Poco a poco, teniendo cuidado en no perder la orientación, vamos atravesando pequeños bosquetes de majuelos y algunas dolinas (hito 11) y nos vamos acercando a la pista. Aquí podéis tomar dos opciones: ir buscando un tupido bosque de majuelos y arces que vemos abajo, casi al lado de la pista, o bien buscar entre la pared rocosa de la derecha según bajamos, las sendas que han ido haciendo las cabras. Esta segunda opción es más dificultosa pero más espectacular. Nosotros nos hemos dividido en dos grupos y hemos hecho ambas (en el track del GPS está indicada la segunda opción). En cualquiera de los dos casos llegaremos a una alambrada (hito 12) que superamos sin dificultad y al carril indicado (hito 13) que hay que tomarlo a la derecha y tras una breve subida veremos el prado donde nos encontrábamos esta mañana antes de iniciar el ascenso por la pared rocosa. Ya solo nos queda atravesar la portilla que mencionamos al principio (hito 14) y seguir la pista hasta los vehículos. La bajada se puede hacer en dos horas o menos.





                       

Tajo del Molino (Sierra de Teba)

El Tajo del Molino es uno de los sitios más espectaculares que podemos recorrer en la provincia de Málaga. Se accede a su comienzo desde la carretera que enlaza Teba y Campillos, aproximadamente a 3 km del cruce con la A-357, bajo el puente que hay en el arroyo de la Venta. Ahí se dejan los vehículos y se comienza a andar por una senda pedregosa que sube por la izquierda del cauce según el sentido de la marcha. Tras unos centenares de metros tenemos que descender y cruzar el cauce saltando entre las rocas pasando a la orilla derecha que ya no dejaremos hasta el final del tajo. Nos encontraremos con varias cuevas en las impresionantes paredes calizas y con las ruinas de un molino harinero que también sirvió como venta (de ahí el nombre del arroyo y el nombre del Tajo). En las ruinas del molino aún se conservan algunas muelas y los restos de las turbinas por donde entraba el agua.
Seguimos por la pedregosa senda que hay encima de las ruinas del molino hasta el final del Tajo. Aquí cambiaremos de dirección hacia nuestra derecha y tendremos que buscar unas sendas ascendentes que nos vayan llevando a la parte alta de la mejor forma posible. La mejor ruta es seguir una amplia vaguada e irnos acercando de nuevo al tajo, ahora por su parte alta. Llegaremos a una explanada desde donde hay una vista magnífica de los embalses del Guadalteba y del Guadalhorce y de las montañas cercanas. Desde aquí se puede seguir hacia el llamado Castillón de Peñarrubia (o de Teba) pero nosotros seguiremos por el borde del tajo en sentido contrario al que traíamos por el arroyo hasta que encontremos algunas sendas de cabras que van descendiendo hacia una pista de tierra que llevaba a una antigua cantera y que se ve perfectamente desde arriba. También se ve la carretera hacia la que nos encaminaremos procurando tomar las sendas que no desembocan en el terreno cultivado bajo la sierra. Para ello bordearemos lo más posible la parte pedregosa de la sierra alejándonos de los cultivos y dirigiéndonos hacia la pista de tierra que al fin desembocará en la carretera casi al lado del puente donde hemos dejado los vehiculos.
Si queréis completar el recorrido, muy cerca, tomando la dirección hacia la A-357, y ya casi en el cruce con ella, hay una indicación para subir a un observatorio de aves y a un punto de interés geológico. En apenas 200 m desde el pequeño aparcamiento donde se dejan los vehículos se sube hasta un observatorio frente a una enorme pared caliza. Ahí podréis observar las buitreras y el planear de los buitres y las chovas. En la pared hay una bonita cueva.
El recorrido circular por el Tajo del Molino lo podéis ver y descargar en este enlace. Y la galería de fotos de la excursión la podéis ver en este otro enlace.








Cañada del Lobo (Sierra de Torremolinos)

Pocos esperan que al lado de la playa haya una sierra tan espectacular como la que hoy os presentamos. La ruta que puede hacerse para conocerla mejor parte de las cercanías de la antigua cantera abandonada que hay a la derecha de la carretera que lleva a la nueva cantera, al lado del pinar de Los Manantiales. Tomamos un sendero entre cascajos (la cantera abandonada queda a nuestra derecha) y vamos buscando el cauce del arroyo de la Fuente de la Higuera (conocido como el arroyo del Cañuelo). Seguimos el cauce ascendiendo entre vegetación de tipo mediterráneo. En las laderas se aprecian restos de lo que tuvo que ser esta zona (restos de murallas que rodean antiguos huertos, hoy abandonados). El cauce lo podemos seguir tanto por su derecha como por su izquierda, en sentido ascendente. En ambos casos llegará un momento en que tenemos que ascender más pendiente hasta llegar al puerto de las Palomas, cruce con el sendero SL A-50. Desde ahí tomaremos dirección sudoeste para atravesar el llano de los Pajaritos (nos orientaremos bien pues hay que pasar por debajo de unas antenas). Poco después ya estamos en el refugio y albergue de la Cañada del Lobo desde cuyo mirador hay una vista magnífica de la costa y del bosque. Para descender hay un sendero que parte del camino del mirador (un poco tapado, hay que buscarlo) a la derecha y va descendiendo bruscamente hasta llegar a un pinar donde ya es fácil orientarse pues vemos las nuevas canteras que hemos citado anteriormente. En los desvíos hay que tomar siempre a la izquierda para no adentrarnos en la sierra. Pronto llegamos a la carretera de la cantera y cerramos el itinerario.
Podéis ver el perfil del recorrido y los puntos más señalados de la ruta en este enlace. Y una galería de fotos del recorrido también podéis verla en este otro enlace.




Por los castaños del Genal


PARAUTA-IGUALEJA
Por los castañares del Genal

Esta ruta puede hacerse tanto por el sendero PR-A222 como por el sendero PR-A226. En el primer caso, hay que hacer parte del recorrido sin indicaciones de ningún tipo. En el segundo caso el sendero está indicado. Nosotros hemos elegido el primer caso pues nuestra intención era hacer un recorrido circular (ida y vuelta por diferente sitio) pero la confusión en las direcciones de los carriles por falta de indicaciones y el hecho de que al caer la tarde acechaba mal tiempo y pronta oscuridad nos hicieron desistir de tal intención y solamente hicimos a pie el recorrido Parauta-Igualeja.
Si queréis acceder a una galería completa de fotos del recorrido pulsad en este enlace. Si queréis acceder al track de la ruta (he mantenido las equivocaciones que cometimos para ayudar a otros senderistas “despistados”), pulsad aquí. Si queréis acceder a este documento en formato pdf pulsad aquí.

POR EL SENDERO PR A-222
En Parauta buscamos la calle Salvador Márquez. Aquí empezamos la ruta siguiendo las indicaciones del sendero PR A-222 de Parauta a Cartajima, aunque no llegaremos a este último pueblo. Llama la atención “La Fuentezuela”, en la umbría del arroyo, pero visible desde el lugar de partida. Se accede a ella por una vereda situada a nuestra derecha. El sendero va descendiendo entre bosques de castaños. A nuestra derecha se ve el pueblo de Cartajima y el paraje de Los Riscos. También podemos observar los tajos del Moro del cancho Almola o Armola, y Jarastepar. Apenas recorridos 200 m encontramos a nuestra izquierda otra fuente, la fuente de Abajo, y un poco más abajo una bifurcación en la que tomaremos el sendero de la derecha. Nuestro próximo hito es un cruce donde tomaremos también el camino de la derecha. 


A media ladera nos encontramos un nuevo cruce y esta vez tomaremos el camino de la izquierda. En continua bajada nos vamos aproximando al valle donde confluyen los arroyos. Nos acercamos al arroyo del Nacimiento y en un recodo del camino, a la derecha, pasamos por las ruinas del Molino del Real, donde crecen algunos árboles frutales. A escasos metros vadearemos el arroyo Algorma (arroyo del Riachuelo en otros textos) que un poco más adelante confluye con el arroyo de los Granaos para formar el río del Nacimiento, afluente del Genal.


Llegamos a una bifurcación donde hay un pequeño huerto. Tendremos que girar a la izquierda, hacia Igualeja, pues a la derecha iríamos hacia Cartajima. Este es un sitio donde nos despistamos al principio pues no existen indicaciones. Un lugareño nos indicó que no sabía bien donde hay que retomar el sendero, que se ha perdió en sus primeros metros, así que seguimos un poco por el carril terrizo que ahora empieza a ascender hacia Cartajima y pronto nos dimos cuenta que teníamos que volver al cruce de los arroyos (las equivocaciones de la ruta van incluidas en el track que acompaña a este texto para evitar que otros senderistas puedan equivocarse pues a lo largo de la ruta nos encontramos con bastantes personas que iban totalmente despistadas).
De nuevo en los arroyos, y ahora siguiendo las instrucciones que nos dio otra persona, buscamos una senda que se encuentra al otro lado de los dos arroyos que nos encontramos ahora bajando. Hay que prestar atención pues la senda se ve bien pero puede pasar desapercibida ya que para encontrarla es necesario andar un poco paralelos al arroyo en la dirección de la corriente. Una vez que la veamos observaremos que nos lleva a la ladera de enfrente y hay que empezar a subir campo a través bajo el bosque de castaños. Como referencia tomamos una pequeña casa hacia dónde va a parar la senda. Una vez en la casa solamente hay que seguir por el sendero aunque podemos cortar por la ladera de vez en cuando sin perderlo de vista. La subida es empinada y llegamos por fin a la pista más ancha que hay que seguir hacia la izquierda.



Ya cerca de Igualeja se abre el paisaje y veremos las torretas de alta tensión. Pasamos algunos cruces en los que hay que prestar cuidado para no despistarse. Concretamente, cuando estemos bajo las torretas, hay que seguir el sendero hacia la izquierda (a la derecha también es posible ir hacia Igualeja pero puede haber más confusión; en el track he dejado grabada nuestra equivocación pues nos fuimos en un principio a la derecha). Seguimos el carril y pronto encontraremos una senda que sale a nuestra derecha señalada con dos hierros verticales y asfaltada en su comienzo. Hay que dejar de lado las restantes sendas que nos encontremos hasta llegar aquí. Tomamos esa senda descendente que va acercándonos a Igualeja pasando por numerosos huertos, casas de campo, corrales… Se va viendo Igualeja y los cerros de la Cruz y Cascajares detrás. Entramos por la calle La Tetona y nos encaminamos hacia el nacimiento del Genal.



Durante todo el trayecto hemos podido observar, además de los fantásticos castaños, durillos (Viburnum tinus), majuelos (Crataegus monogyna), zumaques (Rhus coriaria), madroños (Arbutus unedo), caquis (Dyospiros kaki), cuesco de lobo (Lycoperdum perlatum), etc.